Opinión Reflexión

El egoísta que siempre se sentía de maravilla

Bloguero Rafael Medina

Una vez escuché el reclamo de una señora un tanto extraño para mí en ese momento. “No puedo creer que seas tan egoísta que sólo busques sentirte bien”, recitaba aquella mujer no sé a quién. Me quedé pensativo por un instante y me olvidé de ese detalle, así que no sé de qué me perdí, quizá se lo decía a su mascota, a la televisión o su amigo imaginario y yo compliqué las cosas más de lo debido, el ser humano es así, siempre complicándolo todo.

Al principio la frase perturba un poco. ¿Acaso no tengo yo que velar por mi bienestar primero? ¿Primero yo, segundo yo, tercero tú? No entiendo, el señor ese que sintonizan todas las mañanas por televisión en la peluquería de la esquina, que lee las cartas, siempre dice que nos enfoquemos en nuestra felicidad y después en los demás. ¿Por qué rayos esta mujer está en contra del sistema? ¿Ahora quién podrá defenderme? Sí, el chapulín colorado. De entrada es confuso que lo mencione, pero él no era egoísta, arriesgaba su bienestar en pro de los demás y bastante golpe que llevó, supongo que ese es el riesgo de no ser egoísta, salir golpeado.

Otro punto delicado son los sensacionalistas, “oye qué te crees, me van a lastimar si pienso en los demás”, “no pensar en ti es de tontos” etc. Esta dualidad es la que dificulta un poco entender a esta señora, ¿ya la había mencionado, no? Bueno. Debería traerla para que discuta el tema con nosotros, pero quizá esté ocupada y no tenga mucho interés, entonces le ofreceré dinero para que venga, eso la hará pensárselo y vendrá a decirnos que lo hace “para ayudarnos” cuando en realidad lo hace por un interés egoísta: más dinero para ella. Pero este dinero probablemente lo usará en sus hijos, por lo que no parece tan egoísta ahora, ¿ven qué confuso es todo? Podría hacer un crucigrama con esto y sería más productivo para ustedes.

 

Hay muchos egoístas allá fuera caminando, felices de su egoísmo tras velos de buen samaritano, hay otros que su egoísmo no los deja sentirse bien, van malhumorados, entristecidos, deprimidos, solitarios. No por nada hay un proverbio que cita: “ganas más amigos en 5 minutos interesándote por los demás que en 5 años esperando a que se interesen por ti”. ¿Y si yo también soy egoísta y no puedo verlo?, ¿cómo saberlo? Conozco casos de primera mano donde la persona acepta su egocentrismo orgulloso, lo dice con pasión: “soy muy egoísta”. Por esa razón puse el título: “El egoísta que siempre se sentía de maravilla.”  Parece pasarla genial, aunque las apariencias no siempre son reales, a veces son como una gran pieza de carne de res que uno con mucha ilusión compra en la carnicería, esa carne que parece ser la vaca completa y cuando lo pones al sartén se convierte en una “chola”, se desaparece, así es la apariencia.

Luego descubrí que el budismo utiliza el mismo principio en la meditación, ellos advierten que si meditas con fines egoístas, entonces no lograrás obtener resultados positivos  y justamente el deseo de meditar para “sentirte bien” es considerado egoísta para ellos, porque el beneficio es individual, y la individualidad como que también es egoísmo. Yo prefiero curarme en salud y pasarle esta “papa caliente” a ustedes, meditemos un poco, ¿qué es ser egocéntrico? Próximamente yo daré mi respuesta.

Éxitos y bendiciones.

Acerca del bloguero

Rafael Medina

Redactor creativo. Lo suficientemente curioso como para asustarte. CEO de @ElEacista.