Opinión Reflexión

Venezolanos Balseros de Tierra

Tradicional foto del piso del Aeropuerto de Maiquetía y la obra del artista Carlos Cruz-Diez

Hubo una época de internet cuando lo normal era usar algo llamado MS Messenger, en esa época de vez en cuando se mandaban unos archivos Power Point con imágenes, sonidos y mensajes profundos. Un día recibí uno de esos mensajes con un título que me llamó la atención: Venezolanos Balseros del Aire.

El contenido de este mensaje era tan bueno que hasta le hice un video para mi, ahora difunto, primer canal de Youtube:

Muchas son las verdades que allí se dicen y que siguen extremadamente vigentes. Pero lamentablemente, con el pasar de los años fuimos de mal a peor.

Hace tiempo que muchas aerolíneas abandonaron el país o lo sacaron de sus rutas comerciales, dejando unas pocas que solo te venden un boleto si se los pagas en dólares, cosa imposible de hacer en un país donde dicha divisa es controlada por el gobierno y donde el mercado negro lo eleva a costos de tragedia griega.

En un ambiente como este, ser un “Balsero del Aire” es un lujo para pocos, dejando al resto de los mortales con la única opción disponible para emigrar: la carretera.

El inmigrante venezolano, que antaño era el de clase media alta o hijo de extranjeros comerciantes, ahora es en su mayoría el venezolano común de clase baja o ex-clase media, que con mucho esfuerzo logró comprar 200$ o 300$ con los ahorros de su vida en el mercado negro y que solo le alcanzó para comprarse un boleto en “Expresos Mad Max”.

Ahora somos “Balseros de Tierra”, emigrantes de autobús capaces de durar hasta una semana para llegar a ese destino con las oportunidades que nuestro país nos negó.

Basta dar un vistazo en Youtube y buscar títulos como “Emigrar de venezuela por tierra a…” para darnos una idea de la cantidad de personas que han visto en los autobuses y carros una opción viable y mas o menos económica para abandonar la República Socialista Soviética Bolivariana de Venezuela.

La antiguamente tradicional foto de los pies con el arte de Carlos Cruz-Diéz será ahora algo del pasado. Lo nuevo es ahora tomarse la foto de los pies sobre el cemento del Terminar de Pasajeros de turno.

Acerca del bloguero

Leslie J. Mc Curdy

Venezolano que un día decidió buscar su destino mas allá del Ávila, los bellos paisajes, las misses hermosas y los cuentos chinos. Partidario de la filosofía "Ubi Bene Ibi Patria".