Web Hosting
Emprendimiento Legal

¿Cobrar en divisas en Venezuela?

Divisas

Constantemente me preguntan si se puede cobrar la prestación de servicios (o venta de bienes) en divisas estando en Venezuela, refiriéndose con ello a si es legal o no, en virtud del control de cambio existente en el país desde hace aproximadamente 15 años.

Y por lo general, se resumen en dos las razones para querer hacerlo:

1.- La situación inflacionaria existente en Venezuela, que merma el poder adquisitivo y destruye el ingreso que generamos con la venta de nuestros bienes o servicios, por lo que resulta atractivo percibir una moneda “dura” o fuerte (como dicen los economistas).

2.- El surgimiento del teletrabajo, de los community manager y demás actividades ejercidas a través de Internet que facilitan la captación de clientes en el extranjero, a quienes se les dificulta realizar pagos en bolívares.

Ahora bien, antes que nada, debo aclarar que no soy especialista en materia cambiaria, ni tributaria, bancaria o afín; simplemente me permito en este post hacer un muy breve análisis de las normas básicas que regulan el tema de las divisas para exponer mi punto de vista bajo el prinicpio jurídico de libertad de los particulares (o prinicpio de legalidad) conforme al cual se permite a las personas hacer aquello que no esté expresamente prohibido (en contraposición al Estado, que sólo puede hacer aquello que expresamente tiene permitido por el ordenamiento jurídico).

Aclarado esto, vamos con el análisis:

¿Es legal o no el cobro en moneda extranjera?

Sí, salvo excepciones.

Las leyes vigentes en materia de ilícitos cambiarios(1) y de precios justos(2) no contemplan como delito o como ilícito el hecho de ofrecer bienes o servicios en divisas y -recordemos- lo que no está exprsamente prohibido para las personas, está permitido.

Pero no siempre fue así, estas dos leyes han sufrido múltiples reformas y en ambos casos la prohibición se mantuvo hasta el año 2014.

Las excepciones se mantienen en materia de arrendamientos de inmuebles, sea para uso habitacional o comercial, cuyas leyes respectivas(3) prohiben y sancionan el cobro de alquileres en moneda extranjera.

Pero pese a ser legal, el cobro en moneda extranjera tiene sus “detalles”

El hecho de que -en términos generales- no exista prohibición de ofecer y vender bienes y servicios en divisas, no excluye la existencia y vigencia de todo un régimen de control cambiario, ante lo cual quedan a salvo las disposiciones normativas que regulan el manejo y obtención de divisas.

La obligación de venta de divisas al Banco Central de Venezuela:

El Convenio Cambiario Nº 1(4) que aún mantiene parte de su vigencia, establece que todas las divisas de personas naturales o jurídicas que ingresen al país, salvo con fines de inversión extranjera directa y en activos financieros, son de venta obligatoria al Banco Central de Venezuela.

¿Significa eso que pese a ser legal ofrecer bienes y servicios en moneda extranjera, se deben vender esas divisas al Banco Central de Venezuela? Sí, siempre que las divisas que recibas ingresen al país (aunque hay algunas excepciones en materia de turismo y clínicas, permitiéndose a los operadores conservar parte de las divisas recibidas).

Hasta la fecha no he tenido oportunidad de leer alguna interpretación oficial respecto de lo que ha de entenderse por ingreso de divisas al país; quiero decir, si es solo en sentido físico. Pero ante la ausencia de pronunciamiento oficial, en mi criterio ese debe ser el sentido.

De manera que, si las divisas las recibes por transferencia en alguna cuenta en el extranjero (o sistema electrónico de pago como PayPal, etc.), éstas no “ingresarían al país” y no habría obligación de venta la Banco Central de Venezuela.

La forma de reflejar la divisa en documentos venezolanos:

Según La Ley del Banco Central de Venezuela(5), pueden hacerse asientos contables de operaciones de intercambio internacional contratadas en monedas extranjeras, llevando a la contabilidad el respectivo contravalor en bolívares. Incluso pueden llevarse libros auxiliares para la misma clase de operaciones con indicaciones y asientos en monedas extranjeras.

Asimismo, dispone dicha Ley que “todos los memoriales, escritos, asientos o documentos que se presenten a los tribunales y otras oficinas públicas relativos a operaciones de intercambio internacional en que se expresen valores en moneda extranjera, deberán contener al mismo tiempo su equivalencia en bolívares“. El asunto está en la tasa de cambio que debe utilizarse.

El tipo de cambio que debe usarse:

Volvemos con la Ley del Régimen Cambiario y sus Ilícitos, pues en este tema del tipo de cambio a utilizar resulta bastante contundente, porque quienes promocionen, comercialicen o determinen los precios de bienes y servicios utilizando como referencia un tipo de cambio distinto a los permitidos por la normativa cambiaria pueden ser sancionados con prisión de siete (7) a doce (12) años y multa de doscientos por ciento (200%) de la diferencia resultante de restar al valor utilizado para la divisa, el valor que correspondiere según la ley.

Lo interesante aquí es que además de quedar clara la imposibilidad de utilizar un tipo de cambio distinto al oficial, se refuerza implícitamente la legalidad de ofecer bienes y servicios en moneda extranjera siempre que se respete la normativa cambiaria.

Ahora bien, en la actualidad el tipo de cambio oficial está determinado por el Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (DICOM), cuya fluctuación puede seguirse en su web dicom.gob.ve

4.- Pago en bolívares de productos o servicios ofertados en divisa:

La pregunta aquí es si habiéndose establecido el precio de un producto o servicio en moneda extranjera, ¿puede el comprador hacer el pago en bolívares?

La respuesta está en la misma Ley del BancoCentral de Venezuela(5), según la cual: “Los pagos estipulados en monedas extranjeras se cancelan, salvo convención especial, con la entrega de lo equivalente en moneda de curso legal, al tipo de cambio corriente en el lugar de la fecha de pago.“.

En teoría, si existe entre comprador y vendedor ese “convenio especial” mediante el cual se acuerde el pago en moneda extranjera (sin que ingresen al país, pues en ese caso debe ser vendidas al Banco Central de Venezuela), entonces no pudiera el comprador hacer el pago en bolívares.

Sin embargo, insisto, todo esto sería una teoría ajustada a la letra de la ley, pero imposible de asegurar ante los cambiantes criterios interpretativos de los tribunales venezolanos.

Si quieres ver mis otros post en Blogueros de Venezuela, puedes hacer clic aquí. También puedes visitar mi web en: www.legalydigital.com o seguirme en las redes sociales y plataformas digitales como @legalydigital (Twitter, Facebook e Instagram por el momento). Contáctame si requieres ayuda sobre este tema u otros similares.

 


Referencias de normas citadas:

(1) Decreto, con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Precios Justos, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 40.787 de fecha 12 noviembre 2015.

(2) Decreto, con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Precios Justos, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 40.787 de fecha 12 noviembre 2015.

(3) Ley para la Regularización y Control de los Arrendamientos de Vivienda (publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 6.053 Extraordinario de fecha 12 noviembre 2011) y Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Regulación del Arrendamiento Inmobiliario para el uso Comercial (publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 40.418 de fecha 23 mayo 2014).

(4) Convenio Cambiario No 1, mediante el cual se dicta el Régimen para la Administración de Divisas (Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 37.653 del 19 marzo 2003).

(5) Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Reforma de la Ley del Banco Central de Venezuela, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 6.211 Extraordinario del 30 diciembre de 2015.

Acerca del bloguero

Celis Guevara Wazzan

Soy abogado, vendedor, emprendedor, esposo y papá. Apasionado por la tecnología y tratando siempre de mezclara con el Derecho. Me empeño en ser innovador en mi profesión, queriendo siempre presentar las cosas de una manera distinta y digerible. Me he desempeñado como asesor en Derecho Administrativo y Constitucional, Contrataciones Públicas, Marcas, Derecho aplicado a Internet, blogs y redes sociales, y aspectos legales relacionados con el emprendimiento.
Ahora coordino el proyecto @legalydigital que tiene por objeto asesorar y apoyar en los aspectos legales que impactan el mundo digital.