¿Cómo seleccionar productos para una piel saludable?

0
28

Muchas personas creen erróneamente que cuidar la piel solo persigue un fin estético, nada mas lejos que esa realidad; la piel brinda protección integral a tu cuerpo su función es fundamental para garantizar la salud óptima.

La piel está expuesta permanentemente a los factores externos que atacan el cuerpo, y su cuidado desde edades tempranas garantizará un óptimo estado de salud biológica y psicológica, por ello es importante que busques atención personalizada cada vez que vayas a aplicar algún producto en tu piel.

La limpieza diaria, el consumo óptimo de agua y la utilización de cremas u otros productos que colaboren en estos procesos reparadores de la piel, garantizará un óptimo rendimiento y por tanto un mejor estado de salud.


INTRODUCCIÓN 

  1. ¿Qué es una piel saludable?
  2. Consejos para el cuidado de la piel
  3. Como elegir los productos para el cuidado de la piel
  1. ¿Qué es una piel saludable?

La piel es el órgano más grande que poseemos y pocas veces le prestamos la atención que ella merece; este órgano se encarga de proteger nuestro cuerpo de las agresiones y excesos externos a los que se expone, además de conectarnos con el mundo que nos rodea, es nuestra coraza protectora y merece una atención especial.

Cuando la piel cumple sus funciones a cabalidad y nos protege de los agentes externos creando una defensa inmunológica, decimos que tenemos una piel sana, pero es que además cumple una serie de funciones vitales para nuestro cuerpo que van desde un órgano regulador de la temperatura hasta el más sencillo patrón de salud y estética.

  1. Consejos para el cuidado de la piel

Los cuidado de nuestra piel comienzan por mantenerla limpia e hidratada, protegida de los rayos UV que tanto afectan su salud y sostenida en un estilo de vida saludable.

Los excesos en tus hábitos diarios pueden afectar tu piel considerablemente, factores como el tabaco o el alcohol inciden directamente en ella, igual sucede con una alimentación saludable y balanceada que aporte todos los nutrientes que se requieren para mantenerla en óptimo estado.

Debes limpiar diariamente tu piel, eliminar la suciedad, el maquillaje y la grasa que se acumula, recuerda que cualquier producto que utilices arrojará mejores efectos si lo aplicas en la piel limpia.

Trata de utilizar lo menos posibles productos químicos que se contraindiquen con la exposición al sol, agentes contaminantes y otros aspectos que impidan que tu piel funcione adecuadamente; de allí la importancia de seleccionar productos basados en componentes naturales, sobre todo para el cuidado del rostro.

  1. Como elegir los productos adecuados para el cuidado de la piel.

Como has leído, el cuidado de la piel es fundamental si deseas tener una salud integral; antes de adquirir productos para la piel debes conocerla para poder aplicar los que apunten a solucionar tus necesidades.

Conocer el tipo de piel Normal, grasa, mixta, sensible, o con alguna patología específica, te ayudara a seleccionar lo que más te convenga; factores como la edad también inciden en la selección del producto más adecuado para ti, por eso te sugiero consultar a un especialista que te instruya en este tema y te brinde atención directa para que tomes la mejor decisión.

Los productos que brindan hidratación son fundamentales, sobre todo si sus componentes están fundamentados en esencias naturales que no afecten la piel, así como el cuidado en el contorno de ojos que tanto cuidado requiere.

Busca productos naturales ya que la exposición a productos químicos, que sobreabundan en la industria cosmética, puede ser dañino y traer efectos secundarios con el pasar del tiempo.

Es necesario que leas los componentes en cada producto que vayas a comprar, que verifiques que pueda aportarte una solución, que contenga los nutrientes que tu piel necesita y que cuente con el respaldo de una marca que sea responsable, trata de buscar atención personalizada a tu caso y mantente atenta a los resultados.

Con unos pocos productos tu piel sentirá el cuidado necesario para cumplir a cabalidad con su gran función protectora de toda tu salud.