Autoayuda Opinión Política Reflexión Religión

Cuando tus principios valen una bolsa de comida

principios
Bloguero Alexis Aray

Cuando tus principios valen una bolsa de comida. 

 

Yo no sé si fue la manera tan particular de mi crianza o si mi madre se cayó por las escaleras cuando estaba yo en su vientre, pero de verdad agradezco lo que haya sido, porque ciertamente mis convicciones y principios no los cambio ni las vendo, la única manera que yo cambie una convicción es porque lo vea escrito en la Palabra de Dios, la Biblia, de esta manera acato la ordenanza y cambio esa convicción, de lo contrario permanecerán intactas.

 

¿A qué viene todo este cuento se preguntarán? Pues me da indignación y tristeza ver como a la gente las están manipulando con una bolsa o caja de comida, o con cualquier otra cosa (casa, carro, línea blanca, etc). Yo tengo un amigo que dice algo como “mi precio debe ser bien alto porque aún no le han llegado”, refiriéndose a sobornos y cosas por el estilo, pues yo desde que conocí la verdad de Jesús el Cristo, reconozco que mi alma y mis principios son invaluables, por lo que tengo más motivos para NO venderme, ni por comida, ni dinero o bienes, por esa misma convicción no tengo miedo de decir lo que está dentro de mi ser para defender mis principios.

 

Recuerdo que en mis tiempos de infancia y adolescencia los gobernantes y candidatos de la época, utilizaban técnicas similares, en aquel momento eran bebidas alcohólicas, wow, como atraía “pueblo” eso; ¿por qué hago alusión a eso? Por si algún lector cree que esto es novedoso; no vale es un truco muy viejo, pero ahora es un poco más maquiavélico, porque aquello era placer, ahora se juega con la necesidad.

 

Prefiero quedar mal parado delante de los hombres que delante de Dios, la verdad, ser cómplice silente de las atrocidades que se suscitan en mi país me eriza los vellos de la nuca, ver como un mal gobierno utiliza el hambre de la gente para manipular las piezas a su antojo, eso es maldad pura, algo diabólico.

 

Pues que sea público y notorio… MI ALMA NO TIENE PRECIO… por lo que no la venderé por una caja o bolsa de comida, ni por una casa bien equipada o por un carro o cargo o cosa semejante. En mi familia me enseñaron que más importante es ser llamado señor que doctor (ese es un cuento largo para otro post).

 

A quien lea esto. Por favor, valórese, usted no vale una caja o bolsa de comida ni cosa semejante, por mucha necesidad que esté pasando, no venda sus principios por comida ni por alguna cosa material, lo que somos es muy valioso para darlo o negociarlo por algo efímero, nuestra alma es eterna, no la cambiemos por algo temporal. Dejarse manipular por la necesidad es algo vil y despreciable, tanto para el que ejecuta la manipulación como para quien se presta para ello.

 

Una recomendación. Si a usted le parece que estoy errado, que no es la manera, que estoy loco, que manipulo, que estoy orinando fuera del perol o cualquier otra cosa, mi sugerencia, elimíneme de sus contactos, deje de leerme y se ahorra la molestia, porque ahora es cuando voy a escribir; le recomiendo eso por amor a usted y su propia salud, no quiero ser una molestia en su vida.

 

Otra cosita, cualquier queja por favor hágamela saber directamente, cualquier queja mediante un tercero no será escuchada ni analizada, contácteme por privado o por mi teléfono, si no lo tiene se lo suministro con mucho gusto. De verdad no utilice a terceros para hacer observaciones de mi persona, es mejor personal, no me gusta el chisme ni las palancas, por favor.

 

Mi obediencia irreflexiva y ciega sólo para con Dios, por eso mi alma y mis principios no tienen precio, le pertenece al Él y eso la hace invaluable.

 

Un fuerte abrazo amados lectores. Dios les bendiga.

Acerca del bloguero

Alexis Aray

Cristiano en formación. Amante de mi familia. Super fanático de StarWars y Star Trek. Escritor por hobby. Amante de la libertar y los valores.

Mi firma es "By A.R.A"