Web Hosting

Foto sesión Pin-Up tributo a  los pies y piernas femeninos y al libro antiguo como objeto.

“Los libros podrían ser la única magia verdadera” ha dicho la escritora Alice Hoffman. Concuerdo con su afortunada frase, pero no son la única magia verdadera, una mujer insinuante y empelotada también es mágica, claro que Alice no entraría en esa polémica procaz.

Lorena.

En 2017 realicé una candente sesión retro Pin-Up con las sensual Jai Sweet y quien me asistió a nivel de puesta en escena e iluminación fué Lorena Caraballo. Lorena es una chica del ámbito cultural  caraqueño, colaboradora en diversas webs, cinéfila e investigadora, trabajó hasta hace muy poco en el Instituto Cinemateca Nacional. Yo llevaba buen tiempo conociéndola a nivel de redes y ella deseaba colaborar con mis fotos para aprender un poco y habituarse a mi trabajo porque quería desde hace mucho hacerse una sesión  Pin-Up. En fin, Lorena no es una modelo, y si la ves en su cotidianidad no te la imaginas en modo Pin-Up, es una mujer agradable obviamente, pero en su forma usual (ella lo llama modo Clark Kent) es una especie de geek culturosa de conversación corta y directa y la expresividad de Daria de Mtv. Sin embargo una vez que cuadramos las reuniones de vestuario y se probó atuendos ante mi, la cosa cambió radicalmente, no necesito explicarlo, lo verán en las fotos.

El libro antiguo

Tengo entre mi colección de trastes viejos una decente colección de libros antiguos. Los libros -más aún los centenarios- son poco apreciados en países tercermundistas, así que es relativamente fácil obtener piezas valiosas a precios muy modestos, y como llevo más de 3 décadas revisando pulgueros he logrado hacerme con unos cuantos. Dentro de la apreciación del libro antiguo como objeto hay toda una estética que sólo conoce el adicto a ellos, el olor del papel antiguo, la textura de las tapas de cuero, las dedicatorias y textos escritos a mano con pluma de ave, los cantos dorados y marmoleados, etc, etc… y si además eres un fetichista empedernido, agregas a esa búsqueda la fantasía de la bibliotecaria silenciosa, severa, guardiana implacable de las escrituras pero -como en toda fantasía- abundante de ricura y sensualidad, la mujer inquietante a la que ni siquiera podrás jamás pedir el oscuro objeto del deseo porque: “shhhh!!! en las bibliotecas, como en los templos, se guarda silencio”.

 

Ficha técnica:

Modelo: Lorena Caraballo

Fotografías: Jesús Torrealba

Asistente de iluminación: Carelvis Pulido

Caracas – Febrero 2018

Recuerden, sólo vinieron a ver, está prohibido tocar, no importa lo mucho que les llame la atención

 

 

Acerca del bloguero

Jesus Torrealba

Jesus Torrealba