Estudiar no sirve de nada

0
26
Estudiar no sirve de nada
Estudiar no sirve de nada

Estudiar no sirve de nada, si lo hacemos bajo viejas concepciones y falsas o distorsionadas motivaciones; durante generaciones, algunas de esas incorrectas afirmaciones son:

 

Estudiar para que seas alguien

Desde el momento que nacemos, somos en efecto “alguien”; una persona más que ha llegado al mundo y que va a requerir orientación, apoyo partiendo del entorno familiar, para una posterior y gradual inclusiòn social donde todo cuanto haga pasará por un proceso de aprendizaje (estudio).

Decir  debes estudiar para que seas alguien ¿es la motivación correcta?.

El no poseer un título académico ¿convierte automáticamente a una persona en un “Don nadie”?; y una persona que haya estudiado, ¿es superior a otro, que no lo hizo?

No existen las personas brutas; no obstante, sí existen personas no ejercitadas en la obtención de conocimientos y la autopreparación; pero, ¡este es otro cuento!

 

Estudiar para que seas mejor que otros

Es común en las familias escuchar: “Fulanito, estudia para que no te quedes bruto como tu primo tal o como el vecino cual”

La mezquina naturaleza humana es capaz de invertir valiosos minutos de su vida, desgastandose en discutir que la carrera universitaria o una profesión es más importante que otra; ese innecesario sentimiento de superioridad a veces genera una errónea motivación al estudio.

Existen oficios, que lamentablemente, no cuentan con el reconocimiento del sistema como verdaderas carreras profesionales.

Cuán valioso es encontrar un buen albañil, un recomendado electricista, un respetable conductor de transporte público (camionetero) ; una peluquera, un pastor; este tipo de oficios vagamente se acreditan a personas no estudiadas; pero opino es un grave error; que el sistema no le interesa corregir.

Tan importante como un buen médico, es un excelente plomero; porque cada uno aporta soluciones y para brindarlas, ambos requieren preparación, experiencia, ética y vocación de servicio.

Todos son necesarios e importantes; sino lo crees, cuando se te dañe la lavadora, ¡hablamos!.

 

Estudia sólo hasta que te gradues

Creo que no supieron explicarnos que “nunca vas a dejar de estudiar”; porque aunque te gradues, cualquier profesión exige constante actualización y hay una carrera en especial de cuya universidad nunca podrás afirmar que te graduaste completamente. ¿Cuál crees que puede ser?

 

Estudia para que no “pases trabajo”

A pesar de ser clasificados como un país tercermundista; mi generación le dió valor al estudio; no obstante, aún no hemos visto las ganancias de todo ese tiempo invertido. Muchos se ocupan en oficios que distan de la carrera estudiada, otros no hemos logrado por más estudio y trabajo alcanzar algunos objetivos propuestos como casa propia, vehiculos, solvencia económica, entre otros; y entonces, de ¿Qué valió tanto estudio?

 

Desmotivación en ascenso

Es un reto convencer a esta generación, de que vale la pena estudiar y prepararse; ya que el sistema gira en torno al dinero y te presiona a desear generarlo de manera ràpida y precoz; sustituyendo el “estudia para que seas alguien” por “gana plata para que seas alguien”.

¿Cómo combatimos esta demotivación?

2020 sería un buen año, hasta que llegó la pandemia (afirman muchos); y esta trae consigo, hasta la necesidad de modificar la estrategia de enseñanza académica; pero mientras esto lo aclaran las autoridades en materia educativa, comencemos por casa: activando la capacidad de soñar y aspirar.

Volvamos a preguntarle a los pequeños ¿qué quieres ser cuándo seas grande? y apoyemos en sus logros; no volquemos frustraciones propias sobre ellos.

 

Apoyo un cambio en el sistema educativo

En algún sitio(que no recuerdo actualmente) leí que “todo ha evolucionado” excepto el método educativo; las aulas siguen teniendo el mismo formato de toda la vida: el mismo pizarrón, los pupitres, pensum de materias, formas de evaluación. 

Aún sin leerlo, ya no estaba de acuerdo con esto.

Hay herramientas básicas y elementales para todos; pero así,  como somos únicos, ninguna mente responde de la misma manera a otra; entonces, inclusive la valoración del rendimiento de un alumno respecto a otro es muy subjetiva por más objetiva que la quieran hacer, porque un niño con aptitudes artísticas desarrolla un proceso mental muy diferente a un niño con aptitudes más de organización y ambos pueden ser igualmente buenos en la profesión que eligan a futuro.

Una de mis comedias favoritas en este tema puntual es “Admitido” con Justin Long; cómica, excesiva e irónicamente, muestra cómo “la inclusión” a nivel mundial es una falsa. 

Si eres artista, modista, ¡que se yo!, no encajas en el estándar convencional de lo que la sociedad valora como un profesional.

Un conductor de transporte público se convierte en un maestro del volante, un bárbaro del tráfico capitalino, atiende al público (y vaya que aguanta a público de todo tipo); entre muchas aptitudes más que desarrolla que lo convierten en un profesional aunque nadie le otorgue un título.

Deberían existir universidades de oficios.(aunque suene idealista).

 

Estudiar no sirve de nada

Nunca de mi boca o artículos saldrá esta expresión: “estudiar no sirve de nada”. 

Aunque debamos seguir en constante preparación, aunque muchas metas aún no se hayan logrado; estudiar siempre tiene sus beneficios. Te listo lo más importantes para mí:

  • El conocimiento, amplía tu criterio de análisis y capacidad de formular juicios para tomar decisiones.
  • La época estudiantil ( a toda escala) sobretodo la universitaria es única. Muchos de los mejores amigos y recuerdos del resto de tu vida vendrán de la experiencia de haber estudiado. Será un entorno inigualable que difícilmente se repetirá en el área laboral, familiar o social.
  • Un título puede potenciar junto a tu experiencia, aspirar a posiciones y mejores ingresos dentro de una estructura profesional (aunque no siempre se cumpla).

y tú ¿sigues pensando que estudiar no sirve de nada?, hasta la próxima expresión!