Actualidad

Finanzas en tiempos de constituyente

Bloguero Rafael Medina

Finanzas en tiempos de constituyente

Sea cual sea la situación de un país a nivel social o político, la economía no se detiene y en Venezuela nos lo ha demostrado de la forma más cruda. Mientras la tensión social y política crece con cada día que pasa, reduciendo la cuenta atrás para el mal llamado proceso “constituyente”, los indicadores financieros siguen su camino a la estratosfera, haciendo que el venezolano de a pie sea cada vez más pobre.

Noticias alarmantes como la posibilidad de que la previsión del índice inflacionario para finales del año 2017 alcance los 4 dígitos; una tasa de cambio oficial (DICOM) modificada que representó una devaluación del bolívar (de terror) de aproximadamente un 280% (pasando de 750 Bs por dólar en promedio a más de 2100 bs por dólar); la tasa de cambio de un mercado paralelo de divisas que se disparó un 60% más, alcanzando una cifra de 8200 bs por dólar y que va rumbo a 10.000 Bs por culpa de una merma en la asignación de divisas oficial, es, apenas, una cuarta parte de todos los indicadores que han sufrido modificaciones sustanciales desde que se anunció la constituyente hace casi 2 meses y seguramente usted no lo sabe, pero si lo siente cuando una pasta de dientes ya supera el umbral de los 20mil Bs, un precio 4000% mayor al regulado. (Si usted es extranjero y no entiende que significa esto lea: 3 ejemplos de la inflación en Venezuela para que entiendan los extranjeros).

Usted no es el mismo que en diciembre

Un ejemplo gráfico, si usted tenía 100.000 Bs en su banco al 31 de diciembre del año 2017 y aun lo conserva, usted ahora tiene 37.000 Bs. Ha perdido el 63% de su dinero sin hacer nada en menos de 6 meses. No le hablo de guerra económica, ni de star wars, ni de “sensación de inflación”, le hablo de la razón por la que va al mercado y ve que ahora el dinero le rinde menos.

Ya no somos los mismos de hace seis meses, palabras como “ahorro”, que en otros países significa que guarde una porción de sus ganancias en el banco, aquí se traducen en “gaste ahora lo que tiene porque mañana podría estar más costoso todo“. Si usted me lee, hay dos opciones o forma parte del 13,7% de los habitantes que pertenece a las estratificaciones socioeconómicas más altas (A, B, C) o ha caído en el 86,3% restante, las más bajas (D, E).

El país no es el mismo que en 2016

Datos como que: el precio de la cesta petrolera aumentó un 75% su valor promedio con respecto a 2016, pero no se recupera de la contracción sufrida entre 2014 y 2016 de más de un 80% de su valor; que la exportación de bienes ha disminuido un 64,8%; las reservas internacionales siguen contrayéndose, un 25% en el año 2015, 33% en el año 2016 y 19% en lo que va de 2017 y que la deuda pública se ubica en unos 140.000 millones de dólares acumulando el BCV y PDVSA deudas más grandes que las que el país tiene con el fondo Chino (si, Venezuela tiene deudas más grandes que las contraídas con China) hacen ver que el país tampoco es el mismo.

No me gusta mencionar los problemas de escases, falta de medicamentos y demás, que dificulta el llevar unas finanzas organizadas en este desorden financiero, ya que es suficiente con que salga a la calle y lo vea, no hace falta que se lo repita en su tiempo libre, mientras lee este artículo y luego comparte unos divertidos memes en facebook (el mejor remedio para desestresarnos un rato).

Lo que usted puede hacer

No solo se trata de compartir memes en el tiempo libre. Aunque leer noticias sobre nuestra situación económica puede ser un ejercicio bastante desalentador, lo mejor es estar informado ya que con esa información puede prepararse, tomar mejores decisiones, más acertadas y por ende aguantar la respiración cuando sepa que golpe viene y no que lo agarre desprevenido.

Tener un control de gastos es clave, no hablo de una camisa de fuerza, ni de un presupuesto complejo, sino un control sobre en  que está gastando su dinero, no sea que ese par de cervezas esté drenando su bolsillo semanalmente. Tendría más para conversar, pero eso lo podríamos tocar en un artículo pronto, mientras tanto, enfóquese en dejar de ser el pasivo de esta historia y pase a ser activo, busque información y organícese, porque esta ola no se surfeará sola.

Éxitos y bendiciones.

 

Sobre el autor: Rafael Medina. Bloguero. Estudiante de Administración UCV, escribe sobre economía, mercados nacionales e internacionales.

Acerca del bloguero

Rafael Medina

Redactor creativo.
Lo suficientemente curioso como para asustarte. Doy mi opinión sobre finanzas y marketing.
CEO de @ElEacista.

  • ¡Qué buen post!

    Sin duda, hay que amarrarse los pantalones (más y más)…