Web Hosting
Blogging Diseño Web Legal

Política de cookies en Venezuela

Cookies

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas en esta web, entenderemos que estás de acuerdo. Para mayor información, revisa nuestra política de privacidad. 

Frases como esa son cada vez más frecuentes en las páginas web, y las solemos ver en esos (a veces molestos) avisos emergentes cuando accedemos por primera vez.

Las cookies inciden directamente en la privacidad de las personas, y cada vez más países imponen normas que obligan a advertir sobre su uso. Por eso es importante saber qué son, qué hacen y qué hacer para estar legal.

¿Qué son las “cookies”?

En términos sencillos, una cookie es un archivo informático que el servidor de un sitio web envía al equipo (laptop, tableta, teléfono) de quien visita dicha web, con la finalidad almacenar y recuperar información sobre la navegación.

Puedes conocer más acerca de las cookies haciendo clic aquí (he optimizado una búsqueda Google en ese enlace).

¿Cómo afectan las cookies?

Las cookies toman información de nuestro equipo mientras navegamos.

Visto así, el uso de cookies puede comprometer la privacidad del internauta, y es por eso que en muchos países se han emitido regulaciones expresas que imponen a los dueños y/o administradores de páginas web, la obligación de implementar políticas de cookies para advertir e incluso pedir permiso al navegante respecto de esa información que será extraída de su equipo o sistema.

¿Qué dice la ley venezolana?

Aunque ha pasado desapercibido, debemos decir que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999) incluyó expresa protección a la vida privada e intimidad  de las personas, ordenando para ello que (mediante ley) se limitara el uso de la informática.

Obviamente que tal disposición constitucional abarca mucho más que cookies, pero lo relevante aquí es que por primera vez se prevé a ese nivel imponer limitaciones al mundo digital.

Más específicamente, tenemos que desde el año 2009 fue promulgada la “Ley Especial contra los Delitos Informáticos” que, entre otras cosas, establece:

“Toda persona que intencionalmente se apodere, utilice, modifique o elimine por cualquier medio, sin el consentimiento de su dueño, la data o información personales de otro o sobre las cuales tenga interés legítimo, que estén incorporadas en un computador o sistema que utilice tecnologías de información, será penada con prisión de dos a seis años y multa de doscientas a seiscientas unidades tributarias.”.

Tampoco se refiere la Ley en forma específica a las cookies, pero en mi criterio estas pueden ser ese “medio” de apoderamiento de información personal que repose en el dispositivo o sistema del visitante de una web. Si observamos con detenimiento la cita textual de la Ley, concretamente las palabras que he resaltado, vemos que describen exactamente lo que las cookies hacen.

En conclusión:

Al ser delito en Venezuela la extracción, sin consentimiento del dueño, de información personal almacenada en un equipo o sistema, definitivamente te conviene incorporar en tu página web o blog una política de cookies (entre otras) mediante la cual informes al usuario o navegante acerca de la existencia o uso de las mismas, además de requerir su consentimiento.

He presenciado debates de abogados sobre si la Ley Especial contra los Delitos Informáticos se refiere o no exactamente a las cookies… pero es mejor a todo evento evitar dolores de cabeza y anticipar cualquier eventualidad incorporando en tu web las advertencias y solicitudes de permisos necesarias. Ah, y no vale copiar y pegar políticas de cookies de otras páginas web, eso también es sancionado por la ley si el dueño o administrador no te autoriza a hacerlo (y aunque así fuera, lo ideal es adaptar todo a tu propia página, según los objetivos y diseño específico).

¿Ya redactaste tu política de cookies? 


Si quieres ver mis otros post, puedes hacer clic aquí. También puedes visitar mi web en: www.legalydigital.com.

Acerca del bloguero

Celis Guevara Wazzan

Soy abogado, vendedor, emprendedor, esposo y papá. Apasionado por la tecnología y tratando siempre de mezclara con el Derecho. Me empeño en ser innovador en mi profesión, queriendo siempre presentar las cosas de una manera distinta y digerible. Me he desempeñado como asesor en Derecho Administrativo y Constitucional, Contrataciones Públicas, Marcas, Derecho aplicado a Internet, blogs y redes sociales, y aspectos legales relacionados con el emprendimiento.
Ahora coordino el proyecto @legalydigital que tiene por objeto asesorar y apoyar en los aspectos legales que impactan el mundo digital.