Web Hosting
Marketing Redes Sociales

Publicidad online: escogencia entre CPC o CPM

publicidad online

No todo se queda en lo orgánico. No todo es ese trabajo de hormiga que – probablemente – hagas día a día para hacer crecer una comunidad en redes sociales. Si bien es cierto que esta debe ser una modalidad de gestión de estas plataformas sociales, también es cierto que en el corto plazo (o cuando consideres que tus perfiles ya tienen cierta identidad y contenido de calidad) sea momento de dar un paso más adelante en la gestión (publicidad online). Siempre y cuando quieras que tus objetivos sean alcanzados más rápido y de una optimización mayor.

Es cuando entra en juego el crecimiento pago o como también la conocen muchos: publicidad online. Básicamente, mediante esta modalidad de gestión, podrás tener alcances que ni siquiera soñabas que tendrías en el crecimiento orgánico, podrás además generar interacciones que nunca habías pensado obtener. Sin duda alguna, podríamos decir que el crecimiento orgánico viene siendo la tierra y el crecimiento pago o publicidad online el cielo. Sin embargo, para que tus perfiles puedan alcanzar este cielo que te menciono, siempre surgen algunas dudas que debes aclarar antes de dar el brinco. Algunas de las interrogantes que siempre surgen es cómo Facebook, Instagram, Twitter y demás plataformas cobran el dinero que has invertido en una publicidad determinada; es entonces cuando salen a la luz dos nombres: CPC y CPM.

¿Qué son el CPC y el CPM?

Pues cuando hablamos de la forma en la cual las plataformas sociales se cobran tu dinero, tenemos a estas dos: por un lado está el Costo Por Clic (también llamado Costo por Acción o CPA). Este se encarga de cobrar el dinero cada vez que un usuario hace clic en un determinado anuncio; más adelante veremos los tipos de clics que entran en esta categoría. En segundo lugar, está el CPM o Costo Por Mil (en redes sociales como Twitter, a esta variable le llaman Costo Por Impresión), el cual agarra una porción de tu presupuesto por cada mil personas alcanzadas. Como verás, mientras una variable cobra básicamente por interacción, la otra lo hace por alcance, sin embargo, esas no son las únicas diferencias entre estos dos. De hecho, aquí es cuando surgen las dudas y te preguntas ¿cuál de las dos debo escoger? Aclaremos esto a continuación.

Beneficios de escoger la variable de Costo Por Mil

Como te comenté anteriormente, su objetivo principal es que tu anuncio le llegue a miles y miles de personas. Si lo piensas bien, esta modalidad – entre las dos – es la que más se asemeja a la publicidad tradicional, donde un anuncio/cuña/comercial le llegaba a muchas personas, pero las mismas no interactuaban de forma bilateral con el mismo. En el caso del CPM las personas si pueden interactuar a diferencia de la publicidad tradicional, pero no es el foco principal en este apartado, pues lo que se busca principalmente es un mejor alcance cada vez.

Para que entiendas mejor por qué éste no persigue las interacciones, te debo decir que es porque siempre perseguirá objetivos comunicacionales como recordación de marca, el llamado Top Of Mind, dar a conocer una marca, producto u oferta. Por lo general, el Costo Por Mil siempre tendrá como naturaleza el hecho de informar. Muchos expertos recomiendan que si tu empresa, marca o producto ya es reconocido por muchos, lo recomendable es utilizar el CPM, no obstante, si lo que promocionas no es para nada reconocido o, peor aún, apunta a un público con las necesidades incorrectas, te verás inmerso o inmersa en un despilfarro de dinero.

Beneficios de escoger la variable de Costo por Clic

Un anunciante buscará utilizar el Costo por Acción (segundo nombre que lleva esta variable) cuando está anhelando algo más allá de tantas personas alcanzadas. Directamente, lo que está anhelando son interacciones. Si bienes de gestionar las redes sociales de una forma orgánica, sabrás que existen algunos tipos de interacciones como lo son likes o reacciones, comentarios (reply o mención), contenidos compartidos (Retweets) o sencillos clics en alguna parte de la publicación; sin embargo, cuando se trata de publicaciones promocionadas o de campañas gestionadas por publicidad online, hay otras variables de interacción que entran en juego y que buscan perseguir objetivos más rentables. Algunos de ellos pueden ser: clics de descarga, clics en registros (llenar formularios) clics en el botón de Play de un determinado video o, el clic quizás más buscado, aquel que se hace sobre los botones que llevan a la compra.

La importancia del CPC o CPA recae en que la persona puede ver mucho más rentable la publicidad que está ejecutando a diferencia del Costo Por Mil. Te lo explico a través de un ejemplo: el anunciante X ha realizado una campaña a través de Facebook Ads, mediante la cual obtuvo un alcance de 500.000 personas y un total de 5.000 resultados (que en este caso son los clics realizados por los usuarios). Como verás hasta ahora, estos 5.000 clics representan el 1%. Este porcentaje le está diciendo al anunciante que hay un número determinado de personas que – más allá de haber visto la publicidad o promoción – se ha sentido identificado o interesado de alguna forma con la misma. Analizando el ejemplo, el anunciante verá mucho más rentable este 1% que el restante 99%, por lo tanto invertirá sus esfuerzos en conseguir que una porción o la totalidad de los 5.000 suspectos que hicieron clic, terminen el embudo de conversión y se conviertan en prospectos para la empresa, marca o producto. Claro está, aquí estaríamos ante un contexto donde también entraría en juego el departamento de ventas y cómo el mismo pueda monetizar el total de prospectos.

A modo de cierre

Recuerda que tomes la opción que tomes, siempre hay otros elementos que entran en juego, como la segmentación de tu público objetivo y el presupuestos con el que dispongas para realizar la campaña; ambos influirán en el número de personas y en la calidad de las mismas como futuros prospectos, por lo que todo esto influirá directamente en tu decisión de escoger CPC/CPA o CPM. Recuerda también que nunca hay blanco y negro, pues verás muchos grises. Por ejemplo: la modalidad de CPM puede generar que un porcentaje de tu alcance interactúe con la publicidad, por lo que habrás obtenido resultados en cuanto a clics. Ambos podrán congeniar al mismo tiempo en una misma campaña, no obstante, las mediciones y conclusiones dependerán de los objetivos de mercadeo que hayas planteado en un principio.

Acerca del bloguero

Juan Andrés Medina Landa

27 años de edad. Comunicador Social, con mención en Comunicaciones Publicitarias, en la Universidad Católica Andrés Bello. Emprendedor desde 2012 con el proyecto Publicidad Camaleón C.A., empresa destinada a ofrecer servicios de marketing digital a empresas, marcas o personas. Por otro lado, escritor en juanchomedina.wordpress.com y en www.bloguerosdevenezuela.com. Actualmente, director de mercadeo digital en Techtrol Sistemas Electrónicos.