Web Hosting
Emprendimiento Gerencia Recursos Humanos

Trabajo en equipo: Herramientas efectivas (I)

Trabajo en equipo … ¿Es esta una piedra de tranca para ti, cada vez que vas a resolver un problema en tu empresa? No tiene por qué serlo.

En alguna actividad compartía el impresionante fenómeno de que en los grupos de voluntarios, siempre dan aporte un determinado número de personas. ¿Qué hacen los demás? Normalmente nada… Se atienen a lo que los valientes hagan, decidan o elijan.

Muchas veces he escuchado que en equipos de trabajo de la más distinta especie, son bajos los resultados. A veces hay mucho de buena voluntad, pero aún teniendo claro los objetivos, no se cumplen.  Sufren horrores para llegar a ellos.

Hay quien cree que el trabajo en equipo es nefasto. Pero en verdad todo depende de cómo se instrumente. Mira y reflexiona los mensajes de esta imagen.

Trabajo en equipo: Herramientas efectivas (I)

Trabajo en equipo: Herramientas efectivas (I)

Mira lo que decía mi gran gurú empresarial Henry Ford

“Llegar juntos es el principio. Mantenerse juntos, es el progreso. Trabajar juntos es el éxito”

Y aunque lo que voy a poner a continuación es obvio, no está demás que lo revisemos juntos para ver si estás incurriendo en lo malo para mejorarlo.

El trabajo en equipo funciona si…

Cada participante tiene seguro y claro su rol

Tiene un objetivo / objetivos preestablecidos

Se establecen tareas equitativas para todos

Hacen revisión de la ejecución con una periodicidad

El trabajo en equipo no funciona si…

Tiene reuniones eternas donde no hay decisión de nada

Se duplican las tareas o funciones

No hay seguimiento de las actividades

Resquebraja la cohesión de los miembros de la empresa

Y a nivel de grandes corporaciones, de esas que hacen evaluación de desempeño, si el equipo va mal, por lo general tú también irás mal.

Al respecto, te ofrezco esta gran herramienta que les daba a mis alumnos de creatividad en la universidad. Es viejísimo y hasta famoso pero muy útil para el trabajo en equipo eficiente: 6 sombreros para pensar.

 

6 sombreros para pensar: Una herramienta y dinámica brillante

Esta metodologìa desde luego no la inventé yo. ¡Ojalá! Fue el creador del pensamiento lateral, Edward de Bono, el mismo que inspiró a Luis Alberto Machado en la creación del Ministerio de la Inteligencia en Venezuela. (Si no sabes nada de este capítulo en nuestra historia contemporánea, te ruego lo investigues).

En 1985 publicó este libro donde desarrolla este modelo de análisis y resolución de situaciones que te invito a que recrees para garantizar el éxito del trabajo en equipo.

¿Qué habría que hacer? Pues a cada miembro asignar una especie de rol, de acuerdo a su “sombrero” o perspectiva de lo que van a resolver, de acuerdo a la siguiente descripción.

1. Sombrero Blanco: El que analiza los datos

Al comienzo y para analizar cualquier hecho debe haber una perspectiva neutral. Una descripción de la situación lo más exacta posible. Con datos estadísticos y cuadros si los hubiera, que vienen de preguntar a las personas involucradas directamente con ello. Este rol es de un especie de investigador, aquel que tiene este lado de observador más desarrollado.

2. Sombrero Rojo: Las emociones

Luego de expuesto los hechos en sí podemos darle rienda suelta a todo el sinfín de emociones involucradas con respecto a la situación. Aquí aflorarán los conflictos o diferencias, de cualquier nivel si existen. Porque como sabemos en las relaciones humanas de cualquier índole, mientras haya más de uno, pueden haber disconformidades. Este rol vendría un poco a ver lo que está involucrado con la naturaleza humana típica de los “afectados” (por decirlo de una manera jocosa y exagerada).

3. Sombrero Negro: Aspectos negativos y riesgos

Visto todo lo que a nivel humano está involucrado, es hora del lado oscuro y negativo de la cosa. Ese que ve de todo un nudo, una complicación, no cree en nadie. Y de paso, entiende los riesgos que hay de decidir “no hacer nada” y que tan mal puede ir tal o cual idea de resolver. Este ve el peor escenario.

trabajo en equipo

Seis sombreros: Los colores son determinantes

4. Sombrero Amarillo: Aspectos positivos y optimistas

Así como existe un peor escenario, también existe el optimista irrecuperable: Ese que ve de esta situación estrictamente lo bueno y piensa que no sólo fue necesario, sino que la “vamos a pegar del techo” si logramos solucionarlo y manejarlo. Sería típica la pregunta de : ¿Qué decisión tomarías si tuvieras certeza de que no vas a fracasar? Bueno, por allí irían los tiros.

5. Sombrero Verde: La creatividad en acción

En la vida real no hay una sola solución para una cosa. Por eso, pensar con el sombrero verde es ver sin ningún límite las miles de alternativas e ideas que podemos tener y poner en práctica para experimentar. Es verdad que definitivamente hay soluciones haladas de los cabellos que no convienen. Otras que son inviables económicamente hablando. ¡Pero eso se verá después! Primero veamos todo lo que se puede hacer… Después aplicaremos los filtros.

6. Sombrero Azul: El control y el seguimiento

Y justamente como todo tiene su control y medida, es el del sombrero azul el que pondrá los “puntos sobre las íes”. Ese llevará registro de tolo lo sucedido en la reunión y asignará responsabilidades. Probablemente junto con otros colaboradores deberá hacer seguimiento para que no se pierdan los esfuerzos ni opiniones. Y también descartará aquellas ideas locas para poner en práctica las pertinentes.

 

Inclusive esto se puede aplicar para cualquier aspecto de la vida. Internamente es divertido tener roles diferentes, muy al estilo de tener en los hombros al “santurrón” y al “diablito”. Puede que parezca muy elaborado al principio, pero he visto de acuerdo a mi experiencia que todo es cuestión de práctica. Y si te parece, puedes recordarlos como opuestos: blanco, opuesto a rojo. Negro opuesto a amarillo. El verde y el azul.

Te garantizo que con un par de ejercicios de estos, la labor del trabajo en equipo cambiará para mejor del cielo a la tierra. Como dice en la caricatura, te llevará a pensar bien, antes, durante y después de las reuniones. Pero no es la única herramienta. En otro post, te hablaré de algunas otras.

Acerca del bloguero

Sheila Vargas Rojas

Administradora Comercial, con estudios de mercadeo. Copywriter y contadora de buenas historias que entretienen y conectan con la gente. Músico, por decisión de vida y enamorada de todo lo que nos haga reinventarnos con más y más posibilidades para ser mejores.