Familia Psicología

Violencia social en Venezuela

abrilmatos
Bloguero abrilmatos

En Venezuela, se ha vuelto común ver escenas de violencia. En donde, un grupo ataca a otro por tener un deseo y opinión diferente. Niveles de violencia que vienen acompañados de poco respeto a la libertad de expresión, a la vida y procesos democráticos. Pero, ¿De donde viene esa violencia? 

La violencia es el “uso de la fuerza para conseguir un fin, especialmente para dominar a alguien o imponer algo.” Es la vulneraciòn de los derechos del otro, pisotear los valores que cada ser humano debe acuñar para una convivencia sana y atentar contra la esencia del ser humano. Por eso hoy me atrevo a afirmar que se aprende a ser violento. 

Este aprendizaje ocurre en los primeros años de vida y se da en el seno de la familia. Son familias que desvirtúan los valores, agreden a sus miembros y no permiten que cada uno se desarrolle plenamente, podríamos describirlos con las siguientes característicos:

  • Consideran que el respeto se gana por jerarquía y roles.
  • No permiten que los miembros de la familia expresen sus pensamientos e ideas de manera espontanea. Anulan las ideas de los demás por ser niños, no saber del tema, ser mujer u hombre.
  • Descalifican como método de discusión.
  • En momentos de discordia familiar el miembro que se considera superior hace alianzas con otros, para atacar al que considera contrario, hace uso de su fuerza física o apela a la fuerza psicológica para agredir al otro.
  • Manejan un discurso agresivo, poco asertivo y nada cariñoso.

Es fácil identificar estas señales en diversas familias venezolanas con las que todos compartimos, conocemos o somos parte. Pero nos cuesta aceptar que lo que ocurre en las calles es el reflejo de lo que ocurre en los hogares, es más fácil decir que es responsabilidad de unos u otros que asumir que una sociedad violenta esta formada por familias violentas.

La única manera que tenemos de resarcir la violencia que hay en las calles de nuestro país y que enluta ya a muchos hogares, es que empecemos a examinar nuestras familias y empezar a aplicar allí los correctivos necesarios, del resto seguiremos siendo una sociedad violenta que se escuda detrás de una mascara de demócratas, pacifistas y con una pirámide de valores adecuada. Que juzgamos al que asesina en la calle al estudiante que piensa diferente, pero que en casa hace callar al adolescente porque no sabe de lo que habla. 

En este caso aplica el mensaje de la biblia: ves la paja en el ojo ajeno, pero no ves la viga en el ojo propio. 

 

Acerca del bloguero

abrilmatos

abrilmatos

Licenciada en Educacion Menciòn Ciencias Pedagògicas.
Orientadora familiar.
Convencida que el cambio social comienza en las familias.