Web Hosting
Autoayuda Política Reflexión

Vivir el Perdón en Venezuela. Un reto como sociedad

Avatar

Quiero hablar de un tema bastante espinoso en la Venezuela de hoy, el perdón como sociedad.  Y es que son tántas las dificultades que hemos vivido como sociedad que no podemos dejar de hablar de este tema tan importante.

¡No perdono!

Es el primer reto, la negación al perdón. Es que en los últimos años se han creado tantísimas heridas, daños, e injusticias, divisiones familiares y personales, que pedirle perdón a alguien pudiera parecer un insulto.

En mi ejercicio sacerdotal me ha tocado hablarle a muchas personas sobre el perdón, porque también he tenido que vivir personalmente las heridas del rencor y el resentimiento. Perdonar no es fácil, nada fácil… pero es necesario.

El mito de la sociedad feliz

El no reconocimiento de la historia y de la realidad hizo a muchos olvidar las grandes dificultades que teníamos como sociedad. Un país asediado por la guerra de la independencia, que pasó de ser un país próspero y unificado en un país asediado por las guerras y las diferentes revoluciones del siglo XIX.

Un país donde se proclama la educación para todos, pero que llega a pocos, o la libertad de los esclavos, pero había mucha más esclavitud. Y así, en medio de esta contradicciones discursivas entramos en el siglo XX con un país arruinado y bloqueado por las potencias extranjeras, posibilitando el surgimiento de un caudillo como Juan Vicente Gómez.

La primera parte del Siglo XX fue una dictadura bestial, con encarcelados desaparecidos, desterrados, pero que también logró la pacificación del país, la disminución del poder de los caudillos regionales quienes adquirieron un poder muy grande luego de la guerra de independencia.

Luego de la Muerte de Juan Vicente Gómez, vine una situación nueva, se abren partidos políticos ( inspirados por la izquierda) y con la promesa de una renovación y un empoderamiento que no fueron cumplidas satisfactoriamente.

La brecha estaba abierta ya, las heridas de la guerra de la independencia no habían logrado sanarse con el paso de los años, y así seguimos en el siglo XX con un desconocimiento de las enormes heridas sociales y culturales… La negación no es una buena compañera.

La «Democracia»

La palabra democracia viene del Griego, Demos = Pueblo y Kratos que significa Gobierno. Así desde el sentido etimológico  la palabra Democracia viene a significar El Gobierno del PuebloNada más alejado de la Realidad, un término acuñado por los griegos que en su sentido práctico tendrá muchísimas dificultades para llevarse a la práctica en un sistema político determinado.

Las profundas heridas sociales y culturales que habían estado solapadas, como escondidas, fueron aprovechadas por un movimiento político que promete cambio.

¿Por qué hablar de política si estamos hablando de perdón?

Porque en la Venezuela de hoy, producto de situaciones políticas, decisiones y acontecimientos, vivimos unas profundas heridas que son muy difíciles de abordar, personal y socialmente. Venezuela no hay una, hay tantas visiones variopintas como colores tiene el arcoíris. 

Pero el perdón es necesario, es un proceso sanador, es un proceso que lleva tiempo y que hay que entender.

El odio como negación del otro, y muchas veces odio justificado.

Yo soy sacerdote, y lo que voy a decir sonará contradictorio por mi investidura, pero trato de ser lo más humano y comprensible. Hay odios que están justificados humanamente: ¿Cómo decirle a la Madre que pierde a su hijo en una balacera que no odie al asesino?, ¿Cómo pedirle al jóven víctima de la tortura y el hambre en situaciones horrendas e inhumanas, casi diabólicas que no odie? Es muy difícil, casi imposible humanamente hablando.

El perdón como única salida posible

Parecerá para muchos un sinsentido hablar hoy, en virtud de los acontecimientos recientes de los últimos años, que perdonar es la única salida posible. Pero si seguimos por el camino de la venganza llegará la guerra que ya está sembrada en los corazones de muchos.

Recuerdo aquella política diciendo que lo que ellos estaban haciendo era una venganza personal, pues venganza que ha causado grandes sufrimientos, cuando una persona resentida llega al poder político las consecuencias suelen ser devastadoras.

No tengo soluciones

No tengo soluciones de cómo llevar este perdón social a la práctica. Solo quiero expresar mi opinión en estos medios digitales en donde espero alguien me lea y concuerde conmigo, sé que hoy el perdón parece utópico, pero puede convertirse en realidad, y debemos estar comprometidos a la causa cuando sea el momento adecuado.

Si te parece importante este mensaje compártelo en tus redes sociales.

Padre José Luis Toro

caminoyoracion.org

Acerca del bloguero

Avatar

Jose Luis Toro

Sacerdote Venezolano
Bloguero - Lic. Teología.
Amante del Buen Café