Autoayuda Opinión Reflexión

Y la Proactividad, ¿Dónde está?

Bloguero Rafael Medina

En el artículo anterior sobre la “toma de decisiones mencionaba un concepto que prefiero aclarar de una vez antes de que el tiempo pase y no se entienda el mensaje, me refiero a la “proactividad”.

No pretendo discutir contra las ideas de reconocidos “maestros” que aseguran que una persona proactiva es una persona que actúa según sus ideales y que hace que las cosas ocurran. Bien es cierto que la proactividad está referida a la creación de oportunidades, a no sentarse a esperar que algo suceda sino salir a la palestra y hacerlo, sin embargo, este concepto por sí sólo parece ser muy reactivo, no abarca el conjunto de responsabilidades que conlleva ser verdaderamente proactivo.

Tener una iniciativa y ponerla en práctica es la característica que diferencia a los lideres de los seguidores en muchas circunstancias, no obstante, tener la iniciativa conlleva a tener que decidir, elegir y actuar. Dichos actos indiscutiblemente tendrán una influencia, un efecto, una consecuencia directa que como personas debemos asumir. Si no aceptamos las consecuencias de eso que decidimos hacer entonces no estamos siendo proactivos, estamos siendo irresponsables.

La proactividad requiere responsabilidad, que no es más que la habilidad que se tiene para responder ante una situación. Si somos capaces de combinar ambos elementos “iniciativa” y “responsabilidad” estamos entonces ante el desarrollo de nuestra capacidad de ser independientes, libres de elegir, además de responsables y aunque esta última característica siempre se presenta como paradójica (todos hablamos de la importancia de ser responsables pero en algún momento de nuestras vidas decidimos no serlo por conveniencia o error) es justamente este concepto el que envuelve la chispa del proactivo.

 

Asumir compromisos y mantenerlos también forma parte de esta habilidad, lo que la hace aún más compleja de dominar, más no imposible. Lo importante es no autoengañarnos ni dejarnos engañar por conceptos que no abarcan la totalidad de lo que significa ser proactivo. Muchas personas piensan que con el simple hecho de tomar iniciativas, decisiones y actuar, están cumpliendo con su objetivo, sin embargo, considero que no hace falta explicar la mala imagen y poco productiva conducta de no aceptar las consecuencias de eso que han decidido hacer.

Es mi humilde opinión, nos leemos el próximo jueves. Éxitos y bendiciones.

Sobre el autor: Rafael Medina. Bloguero. Estudiante de Administración UCV, escribe sobre economía, mercados nacionales e internacionales.

Acerca del bloguero

Rafael Medina

Redactor creativo.
Lo suficientemente curioso como para asustarte. Doy mi opinión sobre finanzas y marketing.
CEO de @ElEacista.

  • Me gustó el tema de artículo anterior y el de éste también. Saludos

    • Gracias por tu comentario Pedro! Me alegra que te gustara. Un saludo.